Blanqueadores, !alto costo para la salud dental!

El uso indiscriminado de cremas y enjuagues bucales blanqueadores puede afectar el esmalte de los dientes. Un estudio evidenció cambios microscópicos en su estructura después de un determinado tiempo de aplicación de estas sustancias. La estética dental está llevando a las personas a someterse a técnicas caseras de blanqueamiento sin supervisión por parte del odontólogo y a usar productos que ofrece el mercado, de manera indiscriminada. Así, están obteniendo dientes blancos con el riesgo de que sufran porosidades o erosiones.

Un estudio in vitro en dientes humanos, realizado por odontólogos de la Universidad Nacional, reportó cambios en el esmalte, luego de aplicar, según las instrucciones del fabricante, los enjuagues Listerine Whitening Prebrush y Plakos Whitening, y las cremas Plus White 5 Minute Teeth Whitening Gel y Molar White, que contienen agentes blanqueadores.

El análisis fue efectuado mediante la técnica de microscopía electrónica por los investigadores Johanna Andrea Reyes Carrillo y John Alejandro Bohórquez Arévalo, bajo la dirección de la especialista en Rehabilitación Paula Alejandra Baldión Elorza.

El estudio consistió en tomar microfotografías del esmalte dental antes de la aplicación de los tratamientos para determinar su morfología y posteriormente compararla al ser expuestos a la acción de los cuatro productos que se encuentran disponibles en el mercado.

Listerine Whitening Prebrush, el más severo

Con el consentimiento de los pacientes, quienes fueron informados del estudio, los dientes extraídos por razones ortodónticas fueron recolectados en un lapso de 90 días en las clínicas de cirugía de la Facultad de Odontología de la UN.

Para el análisis, 32 dientes fueron ubicados al azar en cuatro grupos, lo que permitó medir bajo igualdad de condiciones el efecto de los tratamientos. Con un cepillo eléctrico de cerdas suaves se estandarizó la forma de cepillado, los intervalos y el tiempo de aplicación de la crema dental; y para los grupos tratados con los enjuagues, el método de inmersión en las sustancias.

“Mediante el análisis de la superficie de las muestras en el microscopio electrónico y las fotografías de los dientes sometidos a tratamiento con los productos y su comparación con las muestras obtenidas previamente, se encontró que todos los productos generaron cambios de leves a moderados en la superficie del esmalte”, explicó Baldión Elorza.

El tratamiento que produjo los cambios más severos en los dientes fue Listerine Whitening Prebrush, seguido de Plus White 5 Minute Teeth Whitening Gel. La crema dental Molar White y el enjuague Plakos Whitening lesionaron en menor grado la estructura dental.

Sobre otros componentes del Listerine Whitening Prebrush, y la concentración total del peróxido de hidrógeno, una forma química similar al agua oxigenada en diferentes presentaciones y concentraciones, que es el agente que actúa como blanqueador, no se obtuvo mayor información.

“Después de varias llamadas sin respuesta a la multinacional Jhonson y Jhonson, que distribuye el producto, consultamos su página de Internet pero la información sobre el producto es escasa, no señala porcentajes para poder determinar la composición exacta de la sustancia”, mencionó Reyes.

Hay que leer bien
UN Periódico consultó a Johnson y Johnson. La empresa señaló que todos los productos que distribuye cumplen con las normas requeridas para obtener el registro sanitario. “El producto llegó de Estados Unidos a Colombia desde el año pasado y hasta ahora no ha ocurrido nada”, puntualizó la representante Amparo Herrera, quien aseguró que en todas las etiquetas están impresas las recomendaciones de uso.

“En la etiqueta se advierte consultar a un especialista en caso de tener reacciones adversas. Desafortunadamente, los colombianos no estamos acostumbrados a leerlas y entonces utilizamos lo que no corresponde a nuestro tipo de piel, de pelo, de dientes”, señaló la representante de la multinacional. Sin embargo, y como lo señala la doctora Baldión, “no es fácil que las personas del común perciban si los productos generan cambios en la superficie de sus dientes, ya que se trata de alteraciones a nivel microscópico, no apreciables a simple vista. También podrían afectarse las mucosas orales como la encía y la lengua, aunque este estudio no evaluaba dichas alteraciones”.

“Por esto, la comunidad científica debe cumplir un papel evaluador y de vigilancia como parte de su responsabilidad social, en este caso frente a la salud de los colombianos”, agregó.

¿Qué dice el Invima?
El Instituto de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos aseguró que los productos que pasan por control de calidad son sometidos a estudios técnicos y clínicos para garantizar la expedición del registro sanitario.

La Decisión 516 del 15 de marzo de 2002, titulada Armonización de legislaciones en materia de productos cosméticos, señala en su artículo 1 el uso de “productos o sustancias para ser usadas superficialmente en cualquier parte del cuerpo humano (epidermis, (…), labios, o en los dientes y las mucosas bucales) con el fin de limpiarlos, perfumarlos, modificar su aspecto y protegerlos o mantenerlos en buen estado y prevenir o corregir los olores corporales”.

Aunque el artículo 2 establece que los productos no deben perjudicar la salud humana cuando se apliquen en condiciones normales, “es evidente que la Decisión 516 habla en general de los productos cosméticos, sin especificar particularmente a cada uno de ellos, por ejemplo los enjuagues bucales”, argumenta la odontóloga Andrea Reyes.

Para la profesora Baldión, la salud, la función y la estética deben ser los tres pilares que fundamenten los procedimientos odontológicos, y lo ideal es que uno no vaya en contravía de otro. En los consultorios odontológicos también se utiliza el peróxido de hidrógeno. Sin embargo, “existen reportes científicos que señalan sus ventajas, así como sus desventajas, De esta manera, el profesional es el directo responsable de los métodos, materiales utilizados y de las precauciones necesarias para realizar el procedimiento”.

Los efectos causados por los productos estudiados pueden llegar a ser de menor severidad in vivo, gracias a la acción protectora de la saliva; no obstante, “no debemos desconocer que se encontraron cambios importantes, de moderados a severos en la superficie del esmalte, lo cual indica prevalencia de estos cambios aún en presencia de saliva”, concluyó Baldión.

ELIZABETH VERA MARTÍNEZ, UNIMEDIOS. Tomado de UN Periódico No. 127 Octubre 25 de 2009