Majestuosa inauguración de los Juegos Mundiales 2013

Marimbas y tamboras del Pacífico, el ritmo y la velocidad de la salsa, el dulce sabor de la caña y mariposas amarillas, todo el mundo del trópico y hasta los ancestros indígenas se dieron cita en la noche de este jueves en el estadio Pascual Guerrero durante la inauguración de los Juegos Mundiales que, por primera vez, se realizan en una ciudad de América Latina.

Desde las 2:00 de la tarde la gente empezó a ingresar al Olímpico y eran las 7:30 de la noche y aún seguían las filas. A las 7:59 se apagaron las luces y se escuchó un aplauso cerrado que llenó todo el escenario, luego fue un grito generalizado cuando se iluminó una pantalla gigante en la tribuna oriental.

En el video apareció un asiático que desde una montaña China lanzó un frisbee al otro extremo del mundo, para que un niño de Siloé, en la ladera de Cali, lo agarrara. Poco a poco, al pequeño se le unieron muchachos del barrio, quienes en medio de acrobacias llegaron hasta el Pascual Guerrero.

Después fue el turno para las 107 delegaciones. Salieron 2.300 deportistas de los 3.495 que estarán en competencias desde este viernes en 31 disciplinas. Algunos iban en chanclas, otros en bermudas y los más elegantes, los de Colombia, con su sombrero vueltiao. Para todos hubo aplausos a su paso por la pista atlética, pero los que más despertaron la simpatía de los caleños fueron los suramericanos.

Algunos países como Egipto, Afganistán, Guyana, Jamaica, Kuwait y Pakistán enviaron un solo deportista. Al final desfiló la delegación nacional y los cerca de 35.000 asistentes la ovacionaron de pie.

María de los Ángeles Silva estuvo entre el público y quedó inmóvil, maravillada, ante la voz de la soprano de Buenaventura, Betty Garcés, cuando a capela interpretó el Himno Nacional.

“Estoy muy contento de estar en Cali con motivo de la apertura de los Juegos, es una edición especial, pues es la primera vez que se celebran en América del Sur”, dijo el presidente del Comité Olímpico Internacional, Jacques Rogge.

La imponente ceremonia que abrió los Juegos fue presidida por el Vicepresidente Angelino Garzón; el alcalde Rodrigo Guerrero; el presidente del Comité Olímpico Internacional, el belga, Jacques Rogge, y el director de Coldeportes, Andrés Botero, entre otras autoridades nacionales y locales.

“Se acabó el tiempo de vivir de la nostalgia, estamos demostrando que Cali está preparada para nuevos retos deportivos, como estos mundiales. Hoy tenemos que sentirnos orgullosos de haber nacido en el valle y amar a cali y orgullosos de tener una ciudad como Cali”, dijo el Vicepresidente Garzón, quien excusó al Presidente Juan Manuel Santos por no inaugurar los Juegos.

En el espectáculo participaron cerca de 1.500 personas entre artistas y técnicos.

Entre los 300 bailarines escogidos entre 19 escuelas de salsa de la ciudad estaba Jenny Fernanda Nieto, de 12 años. Ante más de 30.000 espectadores pasó de crisálida a amarilla mariposa, como parte del espectáculo ‘Metamorfosis’, como se denominó al montaje con el que se iniciaron los Juegos.

Más de un millón de vatios y 1.000 proyectiles de fuegos pirotécnicos iluminaron la noche caleña. El Cali Pachanguero no podía faltar. Fue una de las canciones que no solo bailaron los artistas, sino todos que llenaron las tribunas del Pascual.

Fue una noche de ensueño, brillante, que saludó al mundo con colores y el mejor sabor caleño. REDACCIÓN EL TIEMPO CALI