Europa actualiza su opinión sobre la amalgama dental

Muchos países del mundo —los europeos en particular—, han visto un descenso del uso de la amalgama dental para el cuidado de la salud bucal y un aumento de los materiales alternativos en los últimos años.

La Comisión Europea ha reconocido recientemente esta tendencia y ha publicado una versión actualizada de su dictamen sobre la seguridad de la amalgama dental y los materiales de restauración alternativos.

El nuevo documento es una actualización de la opinión de 2008 y tiene como objetivo evaluar la seguridad y eficacia de la amalgama dental y los materiales alternativos actuales mediante los últimos datos científicos.

Mientras que en 2008 la Comisión Europea y el Comité Científico de Riesgos Sanitarios Emergentes y Recientemente Identificados concluyeron que ambos tipos de material son generalmente seguros, ahora recomiendan que la elección del material se base en las características del paciente. De acuerdo con los objetivos de la Convención de Minamata sobre el Mercurio, la comisión recomienda utilizar materiales alternativos en niños y mujeres embarazadas.

El Comité señaló además que los efectos sistémicos del mercurio están bien documentados y que el material se ha calificado como una neurotoxina, especialmente durante el desarrollo temprano del cerebro. El mercurio se ha asociado también con efectos adversos para la salud en los sistemas digestivo e inmunológico, y en los pulmones, los riñones, la piel y los ojos. Sin embargo, la evidencia de que tales efectos sean debidos a la amalgama dental es débil, según el comité.

La nueva recomendación se basa también en hallazgos de que las amalgamas dentales pueden causar envenenamiento por mercurio en poblaciones genéticamente susceptibles. Algunas variantes genéticas parecen conferir una mayor susceptibilidad a la toxicidad del mercurio de las amalgamas dentales.

Estudios en el personal de salud dental indican que la exposición al mercurio de las amalgamas dentales durante la colocación y retirada puede causar o contribuir a muchas enfermedades crónicas, así como a depresión, ansiedad y suicidio. Sin embargo, la exposición de los pacientes y el personal dental podría ser minimizado mediante el uso de técnicas clínicas adecuadas, señaló el Comité en su informe.

Sin embargo, la evidencia actual no excluye el uso de materiales de amalgama o alternativas en el tratamiento de restauración dental. El comité reconoció que es necesario realizar más investigación, particularmente con respecto a la neurotoxicidad del mercurio de las amalgamas dentales y el efecto de los polimorfismos genéticos en la toxicidad del mercurio. Además, el comité concluyó que es necesario desarrollar nuevos materiales alternativos con un alto grado de biocompatibilidad.

El informe, titulado "La seguridad de la amalgama dental y materiales de restauración alternativos para pacientes y usuarios", se puede ver en la página web del Comité Científico de los Riesgos Sanitarios Emergentes y Recientemente Identificados. Recursos: Estudio europeo